Colocación De Vinilos

Antes de proceder a la colocación del vinilo debes asegurarte de que la superficie elegida es completamente lisa y de que está limpia y seca. Si la pared está recién pintada, te recomendamos esperar como mínimo dos semanas para la colocación del vinilo.

Si la superficie reúne las condiciones señaladas, ya puedes proceder a la colocación del vinilo siguiendo estas indicaciones:

  1. Retira el embalaje y sitúa el vinilo sobre una superficie plana y rígida, con el protector hacia abajo. Frota el diseño con una espátula o un paño seco para conseguir una mayor adherencia.
  2. Pon el vinilo sobre la superficie donde lo vayas a colocar en la situación deseada, con el protector mirando hacia la pared, y sujétalo por los extremos superiores con cinta de carrocero. Confirma que la colocación es la correcta.
    Comenzando por la parte superior, despega la base protectora para que la lámina transportadora se adhiera a la superficie.
  3. Comenzando por la parte superior, despega la base protectora para que la lámina transportadora se adhiera a la superficie.
    Presiona sobre el vinilo con una espátula o un paño seco para facilitar su adherencia.
  4. Ya puedes retirar la cinta de carrocero y la lámina transportadora de la superficie. Te recomendamos hacerlo lentamente y tirando de ella hacia atrás.
  5. 1. Retirar el transfer de la pared lentamente de manera paralela a la pared, teniendo especial cuidado en que los bordes del vinilo queden bien adheridos. Si a la hora de retirarlo la cantidad de transfer fuera demasiado grande, se puede cortar para facilitar la labor de colocación. Esto suele ocurrir sobre todo en figuras de gran tamaño.
  6. ¡Hecho!